Atopos

HOMBRE SOLO

Bien podría ser esta la relación posible de una palabra imposible: atopos es una voz griega que designa el estar fuera del espacio, de las fronteras establecidas, del otro lado: del no lugar… El idioma español no tiene una voz con la misma carga semántica, aunque exista la palabra utopía, que parece indicar ese lugar que no existe y al que cada cual desea llegar. Entre atopos y utopía no median meros matices, sino el abismo insalvable de los cabos rotos y las islas abandonadas. Puede hablarse de lo utópico con cierta acentuación esperanzada y llena de confianza en la posibilidad de realización de un imposible posible en el sueño y el insomnio, solo alcanzable allí, solo existente allí, aunque el sueño y el insomnio parezcan antinómicos en su apariencia externa, y en realidad no sean otra cosa que las caras reflejas de la misma obsesión. Sin embargo, las ironías del lenguaje permiten la existencia de un adjetivo que abarca la cualidad de lo atópico. Pero su significado es de una vulgaridad crasa. Se refiere a la predisposición genética de algunos individuos para producir ciertos anticuerpos contra alérgenos comunes en el medio ambiente. Nada de ese sentido prístino del atopos queda tras la definición médica. La fisiología del proceso orgánico anula cualquier probabilidad de adentrarse en esa incierta patología del alma que gotea e inmoviliza, que no parece identificarse con ningún sentimiento conocido, y que a la vez los es todos.

Yo he llegado al no lugar. Conozco las tierras baldías del atopos. He sufrido sin sufrir; he amado el modo de amar en que el amor no llega a ser desamor, pero se vuelve una suerte de no amor, y se queda allí, en silencio, casi tímido, casi apagado, casi hambriento. He llegado sin llegar, he partido sin partir y he terminado sin siquiera atravesar la prueba del inicio. Uno termina acostumbrándose a la aridez del atopos, porque los seres humanos hemos conservado la actitud animal de aclimatarnos. Atopos es una segunda piel, a veces momentánea, otras eterna y pesada como la de aquellos condenados en el infierno dantesco. Atopos tiene voces seductoras, habla únicamente al oído, susurra, repite sibilinamente sus cuestionables ventajas. Y termina convenciendo. Atopos también puede ser una actitud estética, y uno lee, lee, y se encuentra lugares de músicas calladas y soledades sonoras, y hasta a una Santa que confiesa en su agonía: «Vivo sin vivir en mí/ y tan alta vida espero/ que muero porque no muero».

Uno debe resistirse a la desolación, aunque atopos es el sitio de la no desolación, del no encuentro, del no destino, de la no fatalidad, del no azar. Atopos es el no lugar: no existen los caminos para llegar a él, no existen las salidas para sustraerse de su influjo. Atopos simplemente asalta en la agonía de sentirse incapaz de soportar cualquier sitio, situación, momento, contexto. Atopos presupone la fuga, el intento de escapar de su manifestación para confirmar una y otra vez su ubicuidad y omnipotencia. Atopos no es un sitio al que se llega, sino uno que se carga. Atopos es el no estar, el no estar que es diferente del no ser, como es diferente el atopos de esa melancolía casaliana aniquilante. Uno encuentra el no estar por una oscura certeza de ser, y de ser algo que apenas se sobrelleva o soporta. El no estar, perfectivo, es de esencia durativa, extensa en el tiempo, solo perceptible en él, a despecho del espacio, del momento, del sitio, del lugar. Atopos se esparce, crece y arroja. No estar viene asociado a no pertenecer, y no pertenecer es otra forma de estar fuera del oikumene, otra voz griega, que designa al hogar, a la zona conocida y segura, y que el español ha dejado como signo de nuestra vulgar economía. Atopos, fuera del oikumene, es la terrible certeza de no estar en casa, nunca más.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s