La homofobia en Cuba

el_disfrazado-kola_loka

El primer síntoma de una cultura homofóbica es rastreable en la violencia simbólica ejercida por la educación heteronormativa: solo es posible la relación unívoca entre sexo, género e identidad sexual. Los hombres son necesariamente hombres, como las mujeres lo son a su vez, aunque los mecanismos del deseo tengan más imaginación que sectores sociales completos. El deseo, sin duda, es legítimo por sí mismo. O mejor: el deseo no existe como condicionamiento social, y aunque diferencias étnicas, de clase, puedan exacerbar el eros, en todo caso la determinación total es frustrada por otros mecanismos. Todo se hace demasiado complejo…

Es difícil suponer que detrás del deseo de un hombre por otro hombre (o de una mujer por otra mujer) se escude una fatal relación de producción. Lo digo porque el marxismo de viejo cuño en Cuba lo sostuvo una vez. Existe, es cierto, el justo campo de lo patológico, donde el deseo solo se cumple bajo la premisa del daño, de los perjudicial. Pedofilia, casos extremos de sadismo, necrofilia, zoofilia… sí responden a los efectos de la enajenación: una relación torcida del individuo consigo mismo. En todo caso, la inclaustración de estas manifestaciones en la patología, responde a la necesidad de preservación de la sociedad humana (el socium), un artificio debido a la producción de conciencia, mediante otro artificio: la dignidad humana. Defendemos la validez de estos artificios. Esta defensa nos lleva a escribir este artículo.

No al "matrimonio" homosexual

La foto, tomada de El Mundo, muestra la posición retrógrada de sectores sociales completos en uno de los países más civilizados de occidente.

Kola LoKa, un popular grupo cubano de reguetón, presentó hace unas semanas su nuevo video (El Disfrazado). En su expediente se registran una serie de clips que espantarían a lo más granado del feminismo: El Cachito es el colmo de la misoginia. Ahora han decidido reírse de los travestis. ¿Quién los ampara? La pregunta está errada. Ante estos casos de homofobia flagrante en Cuba habría que cuestionarse primero ¿quién los limita? Nuestra isla no es el hoyo perdido de la homofobia universal. Hasta Francia, la culta Francia, es homofóbica. Recientemente un sector del parlamento galo se opuso a la aprobación del matrimonio igualitario y la adopción homoparental. Rusia, ante esta legislación promovida por la administración de Hollande, que ampara el derecho igualitario entre homos y heteros, señaló que podría eliminar la posibilidad de que las parejas gais francesas puedan optar por su servicio de adopción internacional. He usado dos ejemplos mayúsculos y ciertamente cercanos. No se trata de países secundarios en el esquema de lo que podríamos llamar “la política dura”; no se trata del Líbano contra los homosexuales, o Irán, o Zambia

Sin embargo, al menos en muchos países del extranjero –y los cubanos tenemos una sutilísima sensibilidad para lo que acaece allá afuera, quién sabe por qué…– existen legislaciones contra los crímenes de odio, no solo físico, sino también psicológico, simbólico. Un travesti podría protestar ante una manifestación tan evidente de homofobia, apelar a las leyes, esperar que la demanda progresara, etc. Quizás hasta la propia demanda no provendría de un individuo aislado. Toda una organización LGTB la encabezaría. Y es que hasta los propios publicistas del grupo les recomendarían a los “artistas” no atacar, ni siquiera en broma, a ese sector etario. Un caso próximo lo ejemplifica: proviene de la élite del reguetón –si tal cosa existe. Recientemente Daddy Yankee fue sujeto a las murmuraciones de su presunta homosexualidad.   El reguetonero boricua negó cosa tan asquerosa (la murmuración y la homosexualidad, al parecer), pero acto seguido acotó que no estaba en contra de gay alguno, ya que a sus servicios se encontraban algunos homosexuales.

En Cuba no tenemos una legislación contra crímenes de odio. En Cuba no tenemos un movimiento LGTB, y no quiero reflexionar sobre su posible necesidad o no. A un homosexual se le puede gritar todo tipo de barbaridades en la calle, sin que ello tenga repercusiones legales. En Cuba un homosexual, travesti, tiene que soportar que se lo griten incluso por televisión. Y en Cuba no existe este tipo de legislaciones porque, simplemente, en un momento fue correcto odiar. Y era correcto odiar porque todo homosexual era un contrarrevolucionario, una reminiscencia del pasado capitalista. Porque en Cuba, en 1959 y adelante, se siguió pensando como pensaba en los años 20 aquella feminista de viejo cuño, Mariblanca Sabas Alomá, que suponía acientíficamente que la homosexualidad era un producto de la enajenación capitalista, y que eliminando el capitalismo se eliminaba el homosexualismo. Si aún se pensara así, estaríamos obligados a reconocer que en Cuba vivimos en un régimen capitalista, porque aún en Cuba hay homosexuales, bisexuales, travestis, en Cuba todavía reina el kitsch, en Cuba todavía no se han alcanzado algunos sueños del socialismo… Es un silogismo bastante simple…

Foto del video El Disfrazado, de Kola Loka

Foto del video El Disfrazado, de Kola Loka

A despecho del humanismo revolucionario, a Kola Loka le asiste el derecho de burlarse de los travesti y de los homosexuales. Tienen el derecho, también, de señalar cínicamente que su video no es homofóbico. En la presentación hecha en Lucas lo dijeron entre risitas. Sin embargo, apelar a lo grotesco, a lo paródico y burlesco, mientras el final del video muestra a los actores asumiendo su “real” identidad de género, con cierta mirada torva al espectador, todo ello, funciona como escarnio a todas esas personas que pretenden «asumir otra identidad que no es la suya», según afirmó uno de los integrantes del grupo. Todo parece indicar que los Kola Loka tienen una maestría o un doctorado en esta materia. O la suficiente competencia para alertar sobre los peligros que acechan a nuestra sociedad.

(Hace rato vengo pensando que la propia violencia simbólica que encierra el reguetón es responsable de la cierta violencia física en la sociedad cubana actual, junto a la enajenación provocada por las infaustas condiciones económicas de los noventa en adelante.)

Todos esperamos que el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) no se pronuncie al respecto. Tampoco lo hizo cuando el reciente censo homofóbico. La actitud deja mucho que desear.

Así las cosas, como dijera un popular comentarista internacional cubano. Lo que suceda con el video será sintomático del estado de opinión en la sociedad cubana. Si ocurriera la censura –en Cuba solo lo homoerótico es censurado, no lo homofóbico– el video saltaría a niveles de popularidad inusitados. Ya lo probó Buena Fe y Desemer Bueno con el video del tema “Ser de sol”, un clip machista. Ya lo probó Osmani García, antes. Creo que la estrategia no debe ser el intento de control del video, del producto, una vez que esta terminado. Hay que educar a las personas para evitar la producción misma de tales desaguisados.

Yo, mientras tanto, denuncio lo que creo incorrecto por varias razones: porque el difunto Alfredo Guevara pidió una prensa que asumiera la vocación pindárica de ser el que era (como estudiante lo suscribo); porque ser revolucionario no es participar de la aquiescencia constante, sino de la crítica constante; y porque me parece que ya es hora de eliminar la homofobia de un país cuyo proyecto social se funda en el mejoramiento humano.

Bandera Cubana

Mi credo

Anuncios

One comment

  1. Excelente. En Cuba, si queremos una sociedad mejor, tenemos que educar a las personas para respetar a los demás. La homofobia es un crimen, porque se condena a las personas a la acusación y al sufrimiento perpetuos. Si queremos cambiar lo que debe ser cambiado, también hay que comenzar a pensar diferente en un mundo donde todos somos iguales, pero diferentes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s