Las islas

soledad2

 

Para Yuris Nórido, infinitamente mejor en el oficio de ser breve…

Stendhal una vez dijo que escribía para diez persona, y unos años más tarde Machado de Assís reafirmaba que su público era dos veces menor. Así, a los diez lectores de Stendhal, y a los cinco de Machado de Assís, se han agregado los pocos que naufraguen aquí. Nunca sabré para cuántas personas escribo, aunque asuma que hacerlo me provoca cierto cosquilleo placentero. Internet es un lugar solitario. Tantos y tantos blogs, sitios webs, páginas, foros, redes sociales sobre un mapa virtual y eléctrico que parece sobrevolar sobre mi cabeza en virtud de la conexión inalámbrica. En ese mapamundi cibernético hay sus grandes conglomerados terrestres, emergidos no tanto ha; hay sus archipiélagos, y también islas. Las islas abundan. A veces me fascina la idea de ser una isla exótica, intocada, en algún rincón del vasto, vasto ciberespacio. Soy una isla, diminuta, placentera, similar en su unicidad a la pléyade de olvidadas entre las que me ha tocado habitar: una isla a punto de ser hollada por su descubridor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s